Me llaman para una entrevista, ¿qué debo hacer?

No hay comentarios

Ante el clima de desesperación y en muchos casos de búsqueda infructuosa, el hecho de que nos llamen para una entrevista constituye todo un acontecimiento en nuestras vida. ¡Albricias! ha llegado el momento, pero antes de empezar a bailar y gritar como si no hubiera un mañana, deberías tener en cuenta algunas consideraciones y no perder los nervios (es muy importante que ejercites tu escucha activa y no te dejes dominar por la tensión):

. Si te llaman y no puedes atender al reclutador/a. En algunos casos la llamada para una entrevista nos pilla desprevenidos, en nuestro puesto de trabajo actual, conduciendo, en un entorno con ruido… Sería conveniente que si consideramos que no vamos a poder hablar con tranquilidad emplacemos la llamada para otro momento, pero ¡OJO!, olvídate de frases como llámame luego, mejor me llama de 11 a 12…; nada como un candidato que trata a un seleccionador como un/a secretario/a, tenemos que ponernos a su disposición, comentarles si podemos llamarle al telefono que nos aparece, y en qué horario,  explicar las razones de no poder atenderle en este momento, se trata de que llames tu, no de volver hacerle llamar; salvo que la persona que nos llama indique lo contrario.

. Coge papel y boli. No sería el primero que con la euforía dice que si a todo y una vez se le pasa el “subidón” no sabe ni quién ni el lugar dónde va a tener dicha entrevista. Unido a  lo anterior, sería conveniente que tengas a mano un lugar para tomar anotaciones, a ser posible no lo hagas con el manos libres y en el teléfono…

Pregunta quién es la persona que va a entrevistarte. Nuevo no es que la persona a entrevistar llegase al lugar de la entrevista sin saber por quién preguntar, o le espete a la persona de recepción o secretaría: yo venía a una entrevista aquí… Si te toca una ETT con más de 15 personas haciendo procesos puede ser muy divertido.

. Solicita un teléfono. Coches que tienen un percance, candidatos que se pierden, imprevistos “infantiles”, razones personales… Nada como tener un teléfono de contacto para avisar de nuestro retraso o cancelación de la cita… Más de uno/a se volvió estatua de sal esperando.

. Confirma la dirección y pregunta. Muchos entrevistados por miedo a preguntar  anontan incorrectamente la dirección o simplemente no comprueban lo expuesto por el entrevistador. Otros por vergüenza o por atolondramiento admiten conocer el sitio aún sin haber pisado la ciudad  nunca… Mejor preguntar por lo que no se sabe que ir de listillo/a y aparecer en otro lugar. Lo de indicar al entrevistador que te mande un mapa, lo dejamos para otro post.

.Si no puedes acudir a la entrevista por un compromiso ineludible. Cuando la entrevista coincide con otra actividad explica por qué no puedes acudir, no sería el primero/a que espeta un bonito, es muy temprano o me viene mal porque me coincide con el spinning (respuestas hay para todos los gustos)

. Información o documentación adicional. Comenta al entrevistador si va a necesitar tu CV o cualquier otro documento que estime oportuno.

.Cuida el tono. Es muy importante la primera impresión, en este caso acústica, que recibe la persona que te llama, sonríe, pero cuidado con la risa nerviosa, causa un mal efecto; evita el tono lastimero o de agradecimiento pelotillero (aún no te han contratado) y sobre todo, no grites.

.Agradece la llamada. Da las gracias por haberte llamado y expresa tu satisfacción por mantener un encuentro con ellos.

¿Añadimos algo más a esta lista?

Fuente: belenclaver.com

Sobre la Autora

Lourdes Díez Fajardo Psicóloga, Orientadora Laboral, Formadora

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>