Tu actitud puede marcar la diferencia. Diez claves para mejorar en la búsqueda de empleo.

No hay comentarios

Según reza el diccionario de la Real Academia de la Lengua, la actitud es “la disposición de ánimo manifestada de algún modo. Esto es, la forma de ser o modo de comportarse ante las cosas o situaciones de la vida.

El mismo diccionario califica la aptitud como la “suficiencia o idoneidad para obtener y ejercer un empleo o cargo. O sea, todas aquellas habilidades adquiridas a través de la experiencia profesional o vital, más los conocimientos obtenidos a través del ámbito académico.

Mientras que la actitud está conformada por rasgos inherentes a la propia persona (su personalidad, modo de ver la vida, actuación ante situaciones, etc), la aptitud es el conjunto de cualidades que se pueden reflejar en el curriculum (experiencia profesional, nivel de idiomas, conocimientos adquiridos, etc).

Pensemos una cosa: ¿qué pasaría si un seleccionador de personal tiene que decidir entre varios candidatos con iguales o similares aptitudes profesionales?, ¿en qué podría basar su decisión para darle el puesto a uno u otro?. Aquí es donde entra en juego la actitud del solicitante, su modo de afrontar la vida, su nivel de inteligencia emocional, o su forma de ser.

Mejorando la actitud

Qué duda cabe que una buena actitud va a tener efectos muy positivos no sólo en la búsqueda activa de empleo, sino en la vida misma.  Y, aunque mantener una actitud positiva y proactiva no sea una garantía directa para obtener un puesto de trabajo, si que supone una ventaja competitiva de la que se puede sacar mucho provecho en un proceso de selección de personal.

Claves para mejorar la actitud

Sonríe y se positivo. Una persona optimista, sonriente y jovial transmite alegría y “buenas vibraciones” a su alrededor. Eso generará más empatía con el entrevistador, y sin duda aumentará las posibilidades de ser tenido en cuenta.

Paso a paso. Las cosas no se consiguen de un día para otro. Las grandes cosas están hechas de pequeños detalles, de modo que plantea los grandes objetivos como la suma de otros más pequeños que habrá que ir consiguiendo poco a poco.

Equivócate. Sí, lees bien, pues los errores no son más que nuevas oportunidades de aprender. Aprende a analizarte objetiva y exigentemente, pues sólo así vas a lograr extraer las lecciones de cada error cometido.

Persevera. ¿Acaso piensas que las cosas siempre salen a la primera?. En relación con el punto anterior, si has aprendido de tus errores, no dudes en volver a intentarlo (aplicando, eso sí, lo aprendido al haber fallado antes).

Reciclate. Hoy en día uno no puede permitirse la inactividad. Todo avanza a velocidad de vértigo, y si no eres capaz de reciclar conocimientos, sencillamente estás fuera del mercado. Por tanto, no te quedes parado y ponte al día.

Mantente informado. No dejes de estar al día de lo que sucede en tu entorno, y más concretamente de lo que se cuece en tu ámbito laboral o profesional.

Afronta los retos. Si hay algo que suponga un giro a tu carrera, o uncambio en tu modo de vivir, ¿por qué no afrontar el reto?. Nunca se sabe dónde está el futuro de uno, y si sale mal, siempre puede ser una fuente de aprendizaje.

Sé sociable. Relacionarte con los demás es fundamental en todos los ámbitos de la vida. Hoy en día a esto se le conoce como “Networking”. Amplía tus círculos sociales y también aumentarán las opciones de encontrar nuevas oportunidades profesionales.

Pregunta. ¿Acaso hay alguien que lo sepa todo?. Cuando algo se desconoce, no hay que tener miedo a preguntar. Y no hay por qué ‘ir de listo’ por la vida.

Se responsable. Hacerte cargo de tu trabajo, o ser consecuente con lo que has pactado son cualidades muy tenidas en cuenta en todos los ámbitos de la vida. No dudes en dar lo mejor de ti mismo, y nunca dejes de cumplir con la palabra dada.

 

Fuente: untrabajo.es

Sobre la Autora

Lourdes Díez Fajardo Psicóloga, Orientadora Laboral, Formadora

Tags: ,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>